Saltar al contenido →

política: lo racionalidad vs lo inconciente en alan garcía

un gran tema en el gobierno aprista es descubrir los hilos, los objetivos que mueven a alan garcía y su entorno. sin ánimos de repetir lo dicho ya por varios (entre ellos martín tanaka, nelson manrique, josé alejandro godoy) pondremos algunos puntos por aquí. como hemos dicho en un post anterior, pistas:
 
1. no es un gobierno aprista homogéneo. no solamente porque sufre de falta de aparato (habiendo perdido varios cuadros políticos que se aliaron con el fujimorismo, siendo el más escandaloso, agustín mantilla), sino porque representan cada uno intereses y expresiones distintas. el «chakanismo» no es ni por un asomo exclusivo del partido de alejandro toledo y se puede encontrar opiniones muy discordantes en su interior. todo esto no niega el fuerte espíritu de cuerpo que puede haber alrededor de la figura de su líder alan garcía, en gran parte porque saben que sin él el viejo partido estaría frente a la posibilidad de la desaparición e inclusive desafiliación como tal en las próximas elecciones generales.
2. no existe una oposición fuerte ni constituida. aquí varios se han corrido el riesgo que significa tener desmembrado al humalismo: sin fuerza en el parlamento, pero al mismo tiempo un sentimiento potencialmente explosivo que no encontrará canales de representación en el congreso y que serán en los próximos años el río revuelto que cualquier aventurerismo podrá usar para su pesca.
3. en parte la campaña contra las ong’s (que comenzó con el bluff del «sindicato de trabajadores» y prosiguió con el cambio en la regla de juego en la apci) es para debilitar su poder sobre la población (sobre todo en temas de medio ambiente y derechos humanos, por hoy los que generan más conflicto para las empresas de extracción de recursos naturales y para las fuerzas del orden, que aunque debilitadas, son los que apoyan al gobierno aprista y aseguran la estabilidad y seguridad nacionales).
4. sin decirlo, garcía sigue jugando con la idea de toledo del chorreo. que la economía va bien, gracias a un buen contexto mundial y de precios de los metales, por lo que dispone de una caja chica que ya hubiera soñado en su primer gobierno. como señalan algunos estudios, el interior ha tenido un crecimiento que no había visto hacía décadas atrás. los gobiernos regionales disponen ahora de recursos (muchos de ellos no ejecutados, por su incapacidad de trabajar con el bendito sistema nacional de inversión pública, el snip) que están despertando expectativas en la población.
5. con un partido aprista fiel, sin oposición, con la sociedad civil aislada y desprestigiada, garcía jugará al «hacer de todo para que todo siga igual«. el problema es que es un juego al límite del reglamento. el bluff de la pena de muerte y la campaña contra la cidh puede resultarle bueno en el corto plazo, pero en el mediano en un contexto internacional distinto (con un cambio en las sensibilidades en estados unidos, con lo visto en el congreso norteamericano), con sectores populares que pueden comenzar a exigir más (y con gobiernos regionales, como los de cajamarca, arequipa, puno, lambayeque que pueden jugar a ser la próxima oposición), alan garcía va a tener que tomar algunas próximas decisiones: ¿puede seguir jugando para las tribunas, para los medios de televisión, para las mineras y para el ejército? ¿mostrará señales de debilitamiento? ¿patinará? con un sistema tan presidencialista, es más fácil que la torpeza, ansiedad y desesperación de un solo gobernante afecte al desenvolvimiento del gobierno entero. y a garcía le encanta ser la voz cantante.
 
muy pronto se acabó el discurso de la inclusión entre el empresariado y el gobierno. lo que se vio en cade no fue sino un tímido esfuerzo por enfrentar lo que todavía subiste en el país. una nación fragmentada, un estado débil, ciudadanos de segunda (pero que van accediendo, por propia voluntad, a mejores condiciones de vida).
 
veremos hasta dónde aguanta la tela de la araña, con tanto elefante subido
 

Publicado en General

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *