Saltar al contenido →

Cuando el APRA era el Al Qaeda

Hacer click sobre la imagen para ver más grande

César Vásquez Bazán publica una serie de imágenes de un libro viejo, viejísimo, en la que el APRA aparece como la banda terrorista del momento. Algo así, como el Al Qaeda, pero a nivel local.

«Aunque los asesinatos y actos terroristas cometidos por el APRA son innumerables, muchos crímenes han quedado sin esclarecimiento, debido a que por miedo, las víctimas no han hecho denuncia alguna ante la policía. En esta breve recopilación sólo se da a conocer aquellos actos a que se dedicaban los «Búfalos y Dorados» en cumplimiento de las órdenes emanadas del Jefe máximo, con deliberado próposito de conseguir de este modo «La captura del poder por medio de la fuerza», principio y fin del movimiento aprista y a cuyos siniestros dictados se sometían incondicionalmente.» (Blog César Vásquez Perú).

Como para la anécdota, ya que el gobierno aprista tiene de asesor a Chuck Norris en su lucha por acabar con los terrorismos del mundo.

Ah, y La Coca Loca Company pone el prólogo de Armando Villanueva al libro de Víctor Polay.

Perútags:

Publicado en Historia

9 comentarios

  1. Un dato…

    MURIO LEGENDARIO GENERAL RIZO PATRON – La revolución de los espiritistas – Oiga 02/05/89

    CUANDO un viejo general muere es sepultado con todos los honores, sobre todo si su carrera ha sido brillante y en su pecho ha lucido la Orden del Sol por acto heroico. Un destacamento de tropa comandado por un general en actividad, del cuerpo al que perteneció, le rinde los honores en el cementerio y sus restos son bajados a la tumba mientras la banda de músicos ejecuta los toques de «Llamada de Honor» y «Marcha Fúnebre» y una salva de 15 cañonazos es lanzada al aire. Sin embargo, todos estos honores le fueron negados al general Luis Rizo Patrón Lembcke. Ni el Ministerio del Interior, ni la Dirección General de la Policía Nacional publicaron en los diarios el consabido aviso de defunción. Por eso es que muy pocos se han enterado que el 31 de octubre del año pasado murió el oficial de policía que hace cincuenta años frustró las aspiraciones de Víctor Raúl Haya de la Torre, de entrar a Palacio de Gobierno por el camino de un cuartelazo.

    El golpe del general Antonio Rodríguez Ramírez, Ministro de Gobierno del presidente Oscar R. Benavides, acabó trágicamente a las pocas horas de haberse puesto en marcha, el 19 de febrero de 1939, cuando en el Patio de Honor de Palacio de Gobierno se escucharon las últimas notas de la Marcha de Banderas. La metralla de un mosquetón partió prácticamente en dos al militar insurrecto y acabó con los frágiles sueños presidenciales del impaciente jefe del partido aprista.

    Haya creía que esa vez sí había llegado su oportunidad. Atrás quedaban las fracasadas intentonas del coronel García Godos en 1931; del comandante Jiménez; en 1933, y del comandante Guerrero en 1937. Por primera vez tenía al general dispuesto a abrirle las puertas de Palacio de Gobierno. Y a pesar de que el Apra sólo aportaba al complot a dos comandantes (Gerardo Huerta Mercado, del Ejército, y José Estremadoyro, de la Aviación), mientras la Unión Revolucionaria contaba con el general Cirilo Ortega y el coronel Gerardo Dianderas, por el Ejército; los comandantes Pablo Ontaneda y Enrique Elías Céspedes, por la Marina; el comandante Felipe González Roca, por la Republicana y los comandantes Cáceres Valdivia y Salazar por la Guardia Civil, Haya confiaba en un arma secreta: los espíritus. Más concretamente, el espíritu de su más encarnizado enemigo, el ex presidente Luis M. Sánchez Cerro, asesinado seis años antes por un aprista.

    La revolución de los espiritistas

    Luis Alberto Sánchez ha escrito que no pocos conductores políticos «han sido algo supersticiosos y han creído en la fuerza de los astros». Y cita como ejemplos a Hitler y Napoleón antes de anotar: «Haya de la Torre creía en la astrología y también en el oculto mundo del más allá».

    El espiritismo había sido introducido en el Perú en 1916 por la Sociedad de Psicología Experimental que funcionaba en una vieja casona de la calle Zárate. Más tarde surgieron otros centros espiritistas. Durante la primavera que siguió al ascenso al poder del general Benavides, Haya comenzó a concurrir a las sesiones de espiritismo que convocaba el Centro Esotérico Nacional, que dirigía Augusto Benavides Canseco. Allí conoció a Manuel Cenzano, un empresario minero huancavelicano que fungía de médium, y a César Atala, un joven de ascendencia libanesa, también huancavelicano (Conquistados por Haya, ambos engrosarían las filas del Apra). A su vez, Cenzano era amigo del general Antonio Rodríguez. Ya había terminado la corta primavera del gabinete de «Paz y Concordia» y el Ministro de Gobierno mataba el tiempo que le dejaba libre la persecución de apristas, invocando a los espíritus. Haya estaba oculto en «Incahuasi», una casa de la segunda cuadra de la calle Carlos Arrieta, muy cerca de la Quebrada de Armendáriz.

    Rodríguez, un militar “de pocas luces”

    1939 era el último año de gobierno de Benavides, pues por mandato del Congreso Constituyente del 36 debía realizarse elecciones generales. Haya complotaba porque no creía en la sinceridad de Benavides y al general Rodríguez, un militar «de pocas luces» como lo califica Sánchez, se le había despertado la ambición presidencial. El encuentro entre ambos era inevitable. «Al comenzar 1931 Rodríguez era un convencido de que el destino ordenaba al Perú volver a la democracia y empezó a sospechar que el Apra podía ser el mejor instrumento para tal transformación», dice Sánchez.

    ¿Cómo pudo producirse tal conversión? Compadre de Sánchez Cerro, éste lo hizo Jefe de su Casa Militar cuando llegó a Palacio tras derrocar a Leguía en agosto de 1930; cuando en diciembre de 1931 Sánchez Cerro volvió a Palacio, esta vez ungido presidente de la República con el voto popular, derrotando a Haya de la Torre, Rodríguez volvió a su puesto de Jefe de la Casa Militar, esta vez con el rango de coronel. En marzo de 1931, cuando el joven aprista José Melgar Márquez atenta contra Sánchez Cerro en el interior de la Iglesia de Miraflores, una de las balas impacta en una pierna a Rodríguez, provocándole una lesión permanente. En adelante sus enemigos -los apristas entre ellos- lo llamarían «el cojo Rodríguez». El 30 de abril del año siguiente Rodríguez iba en el Hispano-Suizo descubierto que llevaba a Sánchez Cerro de regreso a Palacio tras haber pasado revista a los conscriptos que iban a luchar contra Colombia. Las balas homicidas del aprista Mendoza Leyva respetaron la vida de Rodríguez, quien ya ostentaba el grado de General. Designado presidente por el Congreso, el general Benavides incluyó a Rodríguez en su gabinete como Ministro de Gobierno.

    El médium Cenzano y el «turco» Atala

    Hasta el primer encuentro con Haya de la Torre, en casa del «turco» Atala, nadie podía imaginar que Rodríguez terminaría de instrumento del jefe del partido que había asesinado a su compadre y a él lo había dejado baldado. Pero hay versiones que sostienen que en esta conversión de Rodríguez mucho- tuvo que ver Cenzano, quien hizo creer al general- «de pocas luces», como dice Sánchez que desde el más allá Sánchez Cerro le pedía que se uniera al Apra para salvar al Perú de la dictadura de Benavides. Hubo tres reuniones en diversos sitios, en las que Haya, Rodríguez y Cenzano se encerraban por largas horas, intercambiando mensajes con el más allá. Haya le pidió a Rodríguez pruebas de su sinceridad. Y éste le enumeró todos los escondites donde había estado, con fechas precisas, así como con quiénes se reunía Haya, sin que en ningún momento hubiese sido molestado por la policía secreta gracias, precisamente, a que Rodríguez no había dado órdenes para detenerlo. Entonces, Haya le ofreció el apoyo de la «masa aprista» a cambio de que Rodríguez convocara en el más breve tiempo comicios generales, bajo el patrocinio de un gabinete ministerial que sería conformado al gusto del líder aprista.

    Pero Rodríguez no complotaba sólo con los apristas. También lo hacía con dirigentes de la Unión Revolucionaria, el partido que había creado Sánchez Cerro, que estaba en manos, en esos momentos, de Luis A. Flores. ¿Sabía esto Haya? ¿Tenía Rodríguez intención de cumplir su compromiso con el Apra, traicionando a los urristas? Todo queda en el misterio. Rodríguez no quería derramamiento de sangre y planeó aprovechar que Benavides pasaba todos los años los Carnavales a bordo de una unidad de la Escuadra, para apresarlo en alta mar y enviarlo al exilio. La fecha escogida fue el domingo 19 de febrero, primer día de Carnaval.

    ¡Carnaval! ¡Carnaval!

    El sábado 18 por la tarde, Rodríguez acompañó a Benavides hasta que se embarcó en el transporte «Rímac» con una comitiva numerosa, entre la que se contaba el contralmirante Roque Saldías, Ministro de Marina. A la medianoche; Rodríguez se reunió con los complotados en el local del Servicio Geográfico Militar, para dar los últimos toques al plan. Pero los revoltosos no habían contado con el mayor Luis Rizo Patrón Lembcke, jefe del temible Escuadrón de Asalto.

    El “loco” Rizo Patrón

    Luis Rizo Patrón Lembcke nació en Lima en 1901. Hizo sus estudios en la Escuela de Oficiales de la Escuela Militar de Chorrillos y el presidente Leguía lo seleccionó, con otros oficiales del Ejército, para que completara sus estudios en la Escuela Militar de Saint Cyr, en Francia. A su regreso, fue instructor de las armas de Infantería e Ingeniería del Ejército, hasta 1932 en que es incorporado a la Guardia Civil como instructor, con el grado de Teniente. Ascendido a Capitán, recibe el encargo de formar un cuerpo de élite para tareas antisubversivas y nace así el Escuadrón Autónomo de Asalto, al que Rizo Patrón le imparte una instrucción prusiana. Enérgico, de mirada penetrante, era un hombre al que le gustaba que lo llamasen con respeto, con su nombre y apellidos completos. Elegante en el vestir cuando estaba de franco, sus compañeros lo llamaban «el Príncipe de Gales». Otros, que alguna vez habían sufrido los rigores de su autoridad, decían de él, por lo bajo, «ahí está el loco Rizo Patrón».

    La cosa no es sólo tomar Palacio

    Tal vez el general Rodríguez creyó que bastaba con tomar Palacio de Gobierno para hacer triunfar un golpe de Estado. Al filo de la madrugada del domingo 19, Rodríguez y algunos de los complotados ingresaron a Palacio sin encontrar oposición. Mandó tomar posiciones a las fuerzas policiales que dependían de su ministerio, algunas de las cuales fueron sacadas de sus cuarteles sin conocimiento de sus jefes. Luego envió piquetes para que tomaran Radio Nacional y otras emisoras y envió con mensajeros su proclama revolucionaria a los periódicos. Se comunicó con algunos cuarteles del Ejército; al parecer, no encontró respuesta. Cuando clareaba el día, se notaba que ninguna emisora había transmitido su proclama y las «masas apristas» prometidas por Haya brillaban por su ausencia en la Plaza de Armas.

    El capitán Alejandro Ismodes Romero, Comandante de la Compañía de Ametralladoras de Palacio de Gobierno, estaba durmiendo cuando a las cuatro de la mañana lo llamó el alférez Jovino Pita Jave, con quien no pudo comunicarse porque la comunicación fue cortada abruptamente. Ismodes Romero llegó a Palacio y se encontró con el general Rodríguez, que daba órdenes por teléfono a otras unidades policiales. Poco después llegó también a Palacio el mayor Rizo Patrón, echando chispas porque el coronel Zapata había sacado a sus tropas del cuartel sin su autorización. En el Gran Patio del Palacio, construido por el arquitecto Ricardo de Jaxa Malachowski e inaugurado apenas un año atrás, estaban formadas las tropas de Asalto y la Guardia Republicana mientras el regimiento de Caballería de la Guardia Civil resguardaba Palacio por la calle Pescadería.

    Trágica marcha de Banderas

    Fue entonces en que Rizo Patrón e Ismodes se pusieron de acuerdo: a las ocho de la mañana debe bajar el general Rodríguez con el general Ortega para presenciar el izamiento del Pabellón Nacional. Al tocarse la última nota de la Marcha de Banderas, Ismodes daría la orden a su batallón de ametralladoras de disparar ráfagas hacia el aire y, simultáneamente, Rizo Patrón neutralizaría a los revoltosos. A las ocho y cinco de la mañana, mientras las ametralladoras tableteaban desde el techo, Rizo Patrón se acercó al general Rodríguez y su grupo y les intimó su rendición. Rodríguez reaccionó gritándole que era un traidor y un canalla. Rizo Patrón levantó su mosquetón y con una sola ráfaga abatió al cabecilla de la revuelta, También murieron un alférez y un guardia del propio Escuadrón de Asalto. Y hubo numerosos heridos.

    Así terminó también uno de los sueños presidenciales de Haya de la Torre. Rizo Patrón fue ascendido a la clase de Teniente Coronel por Acción Distinguida y Servicios Eminentes a la Patria, recibió la condecoración de la Orden del Sol y, ese mismo año, fue enviado en misión a Europa donde estuvo todo el tiempo que duró la Segunda Guerra Mundial, como adjunto a las legaciones de Roma, Berlín y Madrid. En 1944 obtuvo el grado de Coronel, en 1957 a General y en 1961 pasó al retiro cuando estaba apto para ascender a la clase de Teniente General.

    El general Rizo Patrón nunca se desligó definitivamente de su institución. En los sangrientos episodios del 5 de febrero de 1975 en Lima, se dirigió a los altos mandos de la Guardia Civil y los exhortó para que depusieran su actitud y reasumieran sus funciones en bien de la tranquilidad pública. Lo que más lo afectó fue el maltrato dado por este gobierno a la Guardia Civil y la farsa de la Policía Nacional. El 5 de setiembre del año pasado sufrió un derrame cerebral a la edad de 87 años, en su domicilio. Después de una larga agonía, murió el 31 de octubre. El gobierno aprista le negó los honores a los que tenía derecho por mandato constitucional.

  2. A mi Padre y Abuelo.El que en vida Fue Para todos nosotros El Tio Luchito.
    Los grandes no necesitan de honores por mas que se quiera ocultar la historia.
    Esta se llegara a conocer.
    Tal y como fue.
    Por alli escuche decir que eramos parientes de Victor Raul
    Pero tu mision la cual La Patria te encomendo la cumpliste como todo un Ser Humano racional y con la caballerosidad que se te reconoce.
    Lo cual es lo mas importante.
    Gino
    Columbus, Ohio.USA.

  3. Fernando Fernando

    Siendo nieto y ahijado del Gral. Luis Rizo Patron, tuve la oportunidad de largas conversaciones con el, de las cuales aprendi muchisimo de un hombre, por sobre todas las cosas, recto. Fiel y respetuoso de la democracia, siempre estuvo convencido del papel que debian cumplir tanto la policia como las fuerzas militares.

  4. El General RIZO PATRON fue un paradigma de virtud para todos los policias, un ejemplo a seguir para nuestra generacion, ¡GLORIA AL DEMOCRATA!

  5. Combatienes, les envío esto para que NUNCA NOS OLVIDEMOS LOS GRANDES EJEMPLOS QUE NOS LEGARON LOS BENEMÉRITOS GUARDIAS CIVILES.

    Sólo nos falta tratar de seguir sus pasos, al menos, tratemos de emular algo que ellos tenían como Principio de Vida.

  6. alberto alberto

    Mi general Ud. nos ha Dejado Un Gran Ejemplo ,que ahora que estamos en una Situacion Totalmente deplorable todavia existen Comandos,que podrian Reactivar ese Ejemplo que Nos dejo. Tuve la Suerte de Conocerlo y saludarlo en su Casa. asi como a sus Hijos tambien GC.,
    Yo se que Ud. esta Con Dios. Muchas bendiciones.

  7. POR MEZQUINDADES DE LA POLÍTICA Y DE LOS POLÍTICOS LE NEGARON AL ILUSTRE GENERAL GCP. LUIS RIZO PATRÓN LEMBCKE LOS HONORES HONORES QUE LE CORRESPONDÍA CONSTITUCIONALMENTE CON OCASIÓN DE SU FALLECIMIENTO, INCLUSIVE DEMORARON SU ASCENSO A GENERAL DURANTE TRECE (13) AÑOS AL MÁS INSIGNE DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA DURANTE EL GOBIERNO DE OSCAR R. BENAVIDES; QUE SEPAMOS NO TIENE MONUMENTOS, NINGUNA PROMOCIÓN DE POLICIAS LLEVA SU NOMBRE, SIN EMBARGO LA PROMOCIÓN DE LA ESCUELA DE GUARDIA CIVILES 1957, HA SIDO DENOMINADO CON PATRIÓTICO ORGULLO «PROMOCIÓN GC LUIS RIZO PATRÓN LEMBCKE».

  8. Respetuosos saludos a los descendientes del ilustre patrono de nuestra Promoción de la Escuela de Guardias 1957 de la entonces Escuela Nacional de Policía de la Guardia Civil del Perú. Promoción que lleva el nombre del General GCP Luis Rizo Patrón Lembcke a propuesta de este servidor.

  9. eduardo emilio margay herrera eduardo emilio margay herrera

    QUE EMOCION Y HONOR FUE PARA MI HABERLO ASISTIDO COMO HABERLO VESTIDO CON SU HERMOSO UNIFORME Y TRASLADARLO A SU DOMICILIO DE LA AV. LA.PAZ EN MIRAFLORES AL GENERAL LUIS RIZO PATRON.
    Y ASI MISMO ESTAR ENCARGADO DE SU SEPELIO Y ENTIERRO EN MI EPOCA DE SERVICIO EN EL SEFUN.GC. DE AQUEL AÑO Y EN MI MEMORIA GRABADO ESTA.
    DIOS LO TENGA SIEMPRE EN SU GLORIA.
    GUARDIA CIVIL DEL PERU «EL HONOR ES SU DIVISA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *