Vera año ocho

Escribimos esto mientras estamos envolviendo tus regalos y riéndonos como monses de los chistes que nos contamos y pensamos que qué lindo es escucharte reír y que nos cuentes tus chistes inventados. Tu risa es una de las cosas más lindas que existen sobre el universo.

Hace un año, cuando escribíamos tu texto por los siete años, te contábamos sobre cómo este año te iba a tocar enfrentar uno de los retos más difíciles de tu vida. Nada como aceptarse a una misma y entender que somos solo pequeños seres humanos, con nuestras virtudes y defectos y que no vale la pena andar por la vida molestándose porque las cosas no son lo perfectas que deben ser. Tu papá y tu mamá no somos perfectos. Tampoco tú. Y son esas imperfecciones las que nos hace quienes somos y por eso te amamos por sobre todas las cosas.

Y que hayas podido encarar ese reto y que sepas que lo estás dominando, nos vuelve los padres más orgullosos de esta pequeña mota de azul cósmica. En este día de tu cumpleaños, te saludamos y te decimos, sí, Vera, estamos orgullosos.

Este año ha sido difícil para todos. Nos has visto tristes, muy tristes. Y hemos tenido también alegrías. Tu mamá ha estado más tiempo contigo. Y se han querido y se siguen queriendo. Ahora tienen hasta sus secretos de chicas.

Porque eso eres ahora, la niña Vera BV. La que colecciona rocas. La que escribe sus propias canciones e historias. La que se fascina por las matemáticas.

Pero también es la que aún nos busca por un abrazo o un beso sorpresivo. Confías en nosotros y nosotros confiamos en ti, totalmente. Mil veces mil. Eres la niña con la que queremos viajar y recorrer el mundo, y maravillarnos por las extrañas arquitecturas que nuestros antepasados humanos nos han dejado. Nuestra partner in crime.

Gemeinsam sind wir stark, nuestra amada hija.

Juntos somos superhéroes.